Inspirar espirar

inspirar_expirar


Yo les entretendré para que podáis escapar. Lo único que tenéis que hacer es dejar los carros a ambos lados del camino y luego ir lo más rápido que podáis. Cuando crucéis el primer paso tocad una vez el cuerno de batalla, dos veces tras el segundo paso y tres cuando lleguéis a un fuerte.

Es un día claro, sin nubes y el olor de los árboles en plena primavera inunda todo el camino. El hombre es fuerte, sus dos hombros vuelven a su posición de origen en vez de hundidos como si llevara un fuerte peso. Sus brazos musculosos, conseguidos a base de pasar todo el día dando martillazos en una fragua y que debido a los acontecimientos  han tenido que adaptarse a usar la espada y el arco. Su frente ancha, por primera vez desde que huyó, desde que quemaran su fragua junto a su preciosa mujer y sus dos hijas gemelas, está relajada y tranquila.

Mientras sus compañeros preparan los carros y los abandonan como les ha pedido, él baja la cuesta que acaban de subir y coloca una cuerda de un lado del camino atada a dos árboles y dejándola tensa a la altura de sus tobillos. Cuando de nuevo regresa a lo alto de la cuesta sus compañeros se despiden de él y se marchan lo más rápido posible, incapaces de convencerle de que no lo haga; por lo menos intentarán que su sacrificio les permita conservar la vida.

Le han dejado cinco carcaj de treinta flechas cada uno. Él saca las flechas de los carcajs y las va clavando al suelo cerca de su mano izquierda para cogerlas con facilidad cuando se acerquen los otros. Después, tranquilamente, va a hacer sus necesidades menores porque intentará aguantar lo máximo posible y para eso hay que tener la mente tranquila.

Inspirar y espirar, inspirar y espirar es lo único que hace aparte de pensar en su mujer y en los buenos momentos antes de que todo esto comenzara. De los juegos con sus dos hijas pequeñas que posiblemente vuelva a ver muy pronto, y sonríe.

Abre los ojos y mira al horizonte. A ambos lados del camino se encuentra el bosque florido lleno de ruidos animales y de bonitas melodías de los pájaros mientras que en el medio hay un pequeño camino de tierra seca en el que se otea una pequeña columna de polvo en suspensión que se acerca rápidamente; sabe que la provoca por la caballería que los lleva persiguiendo tres semanas desde el comienzo de su huida.

Inspirar y espirar, inspirar y espirar sin dejar de sonreír con la imagen de sus tres mujeres en la cabeza; se relaja mientras llegan. Y de repente los jinetes entran en su campo de visión.

Inspirar y espirar, inspirar y espirar. Coge una flecha y se prepara. Los jinetes tropiezan con su trampa y todos caen formando un montón en el que caballos y jinetes no se distinguen con facilidad.

Inspirar y espirar, inspirar y espirar, apunta tranquilamente y suelta la cuerda; la flecha sale disparada en dirección de una cabeza que se acaba de levantar de la hecatombe.

 

Autor: Francisco José Díez Devesa

Estudiante de Derecho y Economía en la universidad Carlos III de Madrid