Dolor y Vida

Tras el tremendo choque me quedo inconsciente. Cuando vuelvo abrir los ojos, todo está oscuro. El escudo encima de mí, aplastándome; me duele el brazo que lo soportaba. Por los laterales del mismo goteaba una sustancia líquida parduzca, parece sangre. Empujo con los pies para hacerme hueco como puedo y notó que lo que sea que haya encima de mí empieza a deslizarse. El peso deja de ser tan agobiante y me puedo levantar.

El paisaje a mi alrededor es desolador. De toda mi compañía solo yo estoy vivo. La carga la había aniquilado entera. A mí me salva que el caballo murió con mi lanza y cayera directamente encima de mí. Me han dado por muerto. A cualquier lado que miró hay un rastro de cadáveres, la mayoría con mis colores. Dirijo la mirada hacia el monte donde estaba mis comandantes. Ya no hay nadie.

Un pequeño destacamento del enemigo se acerca hacía mí con paso lento. Cojo la lanza de un compañero caído, me coló el escudo en el brazo izquierdo que queda casi inerte y respiro suavemente. Son quince hombres. No tienen prisa. Saben que estoy más muerto que vivo. Algunos portan arcos, pero, el jefe les mira y niega con la cabeza. Se quedan cinco de ellos detrás mirando alrededor, en modo guardia, el resto se acerca y el jefe se adelanta. Me mira:

– Muchacho, tranquilo. ¿Primer regimiento de lanceros?

Por lo menos reconoce cuál era mi oficio. Aunque esté muerto, mejor dar la impresión de ser educados.

– Señor, tercer batallón del primer regimiento de lanceros para ser exactos.

– Os llevasteis la peor parte. Nosotros somos el segundo batallón del segundo regimiento de infantes. Fuimos aniquilados cuando nuestra caballería huyó para proteger a los comandantes y nos dejaron solos

– ¿Perdón?

– Somos del mismo ejército solo que con ropas diferentes para no ser exterminados. Ellos también perdieron a mucha gente. No se darán cuenta. Cámbiate rápido, nosotros te cubrimos.

Mientras me cambio lo más rápido posible con la ropa de uno de los fallecidos que ha caído al lado mío, preguntó:

– ¿Cómo es que la caballería destrozó a mis compañeros lanceros?

– Caballería pesada. Tienen protecciones hasta los caballos. No pudisteis hacer nada. Alguien nos traicionó.

Autor: Francisco José Díez Devesa

Estudiante de Derecho y Economía en la universidad Carlos III de Madrid