Relato 13 El Cuerpo Expedicionario

Llevábamos dos días planeando como escapar. Había hecho pequeñas pruebas con mis pequeños animalitos. Un truco que aprendí mediante los estudios de campo que nos obligan a hacer a todos los aprendices que quieren ser estrategas reales.

Escapar de un sitio que desconoces por completo. La forma fácil de descubrir si tus ideas pueden funcionar es usar pequeños animalitos que se entrenan fácilmente para que sigan el camino que tú quieras. Como les das de comer, al final vuelven y una pequeña hierba en la boca, una simple brizna, sirve para demostrar que ha salido al exterior.

Aquí usé la misma técnica cuando me fijé en la expresión de los vigías mientras ven a esos ratoncillos corriendo. Su expresión no varía si no les ven moviendo el rabo, pero cuando esto sucede se quedan locos.

Había cinco soldados con cara sorprendida cuando envíe dos por las letrinas, pero ninguno cuando les envié por donde dije. Las soldados de este grupo son magníficas, trabajan a destajo enseñando para la guerra y por la noche preparan todo para irse.

La noche había llegado. Los nervios estaban a flor de piel. Grupos de cinco personas. Rápido y en silencio. Salir hacia la frontera. Seguir hasta llegar al río. Caminar dos kilómetros en dirección hacia el oeste. Y luego hacia al norte de nuevo. Sin esperar al resto. Sin fuego ni antorchas. Solo esperar tras haber superado los veinte kilómetros en dirección norte.

Autor: Francisco José Díez Devesa

Estudiante de Derecho y Economía en la universidad Carlos III de Madrid