Relato 3.2 Combates aéreos

Nada más entrar en el túnel el capitán saco el tren de aterrizaje y lo usó para posar la aeronave sobre las vías del metro circulando por él. El primer caza que lo siguió no tuvo tanta suerte; al no caber por el agujero se estrelló. Mientras la teniente seguía pendiente del radar.

-Señor, cinco de los cazas han dado la vuelta y vuelan en dirección a la plataforma.

-Avise a los equipos rojo y azul.

-Sí señor. Por cierto los cuatro cazas que quedan nos siguen desde el aire. Creo que nos tienen controlados por…… radar o infrarrojos.

-¿Está segura de eso teniente?

-No mucho señor pero mantienen nuestro rumbo.

-Vale he visto que dentro de un minuto hay una bifurcación. Avíseme si nos siguen.

El capitán fija los ojos en el túnel y piensa. Piensa en como girar la aeronave y cambiar de dirección. A falta de veinte segundos se le ocurre. Impulsa el morro hacia arriba, la aeronave se eleva unos centímetros de la vía, lo justo para que el capitán pueda situarla en las nuevas vías tomando un rumbo nuevo y diferente al actual. Recorrido treinta segundos la teniente vuelve a hablar.

-Señor, nos siguen los cuatro cazas. Nos tienen vigilados.

-Cuando salgamos nos harán papilla. Necesitamos a los equipos rojo y azul para que nos echen una mano.

-Aquí aeronave señuelo, necesitamos ayuda. Equipo rojo, equipo azul contesten.

-Aquí equipo azul, estamos a cuatro minutos y medio vuestro.

-¿La plataforma?

-La plataforma ha sido abatida.

-¿Y los cazas que van en pos vuestra?

-¿Queréis nuestra ayuda? Ya nos hemos ocupado de ellos. Parte del equipo rojo están persiguiendo a los que quedan. Nosotros venimos a ayudaros. Contra cuatro cazas podemos.

-¿Lo ha oído capitán?

-Lo he oído teniente pero tenemos un problema. Según el mapa en menos de tres minutos el túnel sale al descubierto y seremos patios de feria.

-Cierto señor.

-Solo nos queda hacer una cosa. Probar el sistema de piloto automático.

-¿Señor? No podemos parar la aeronave para bajarnos, se darían cuenta.

-¿Quién ha dicho que tengamos que parar para bajarnos? Pulse el botón de eyección. El cristal amortiguará el impacto contra el techo.

-Déjeme hacer unos cálculos señor.

-Te quedan un minuto y medio.

-Mierda señor no sé si saldrá bien.

-A la de tres, teniente – el capitán respira profundamente y grita- ¡¡Tres!!

Los dos ocupantes de la aeronave pulsan el botón de eyección a la vez. Sus asientos salen disparados contra el techo del túnel. El cristal que los cubre se resquebraja pero no se rompe. Los dos asientos caen al suelo.

-Aquí equipo azul a aeronave señuelo contesten por favor.

-Equipo azul a aeronave señuelo contesten

-¿¿¡¡Hay alguien vivo!!??

-Estamos los dos vivos tranquila capitana simplemente hemos dado una distracción a los cazas –dice con voz tranquila la teniente mientras se levantan de los asientos en mitad del túnel.

-Como me volváis a hacer esto….

-Solo una pregunta- añade el capitán:- No tendréis una aeronave de sobra que dejarnos ¿verdad?

Autor: Francisco José Díez Devesa

Estudiante de Derecho y Economía en la universidad Carlos III de Madrid